Cómo conseguimos ahorrar el dinero necesario para un viaje largo

Cuando hace tres años y medio decidimos que queríamos hacer un parón en nuestra vida actual e irnos a un viaje largo con los niños… no teníamos ahorros. Bueno si, teníamos ahorros, pero pocos. Acabábamos de comprarnos dos coches, porque nuestros coches anteriores eran ya muy viejos. Y teníamos algo ahorrado, pero lo justo para los imprevistos que nos pudieran surgir en nuestro día a día. 

Pero no teníamos la cantidad de dinero necesaria para emprender esta aventura.

Ahí es cuando tuvimos que agudizar el ingenio y idear un plan de ahorro mensual para poder conseguir nuestro objetivo, que era COMPRAR TIEMPO.

Ahorrar a tan largo plazo es muy duro. Muchísimo. Ya avisamos.

A partir del día en que tomamos la decisión empezamos a apuntar cada euro que salía de nuestro bolsillo. Este paso es el más importante. Para saber de donde puedes ahorrar primero tienes que ver en que te gastas el dinero.

Cada final de mes nos sentábamos frente al ordenador y en un cuadro de Excel anotábamos todos los gastos del mes. Ahí fuimos conscientes de a donde iba a parar nuestro dinero. Aún a día de hoy lo hacemos y lo haremos hasta el último día antes del viaje. Incluso durante el viaje. Tenemos que ser muy cuidadosos con nuestra economía y nuestro presupuesto máximo diario durante el viaje para no pasarnos y que nuestros ahorros nos lleguen para viajar todo el tiempo que queremos.

¿Cómo hicimos una previsión del total de dinero que necesitaríamos para este viaje? Consultando blogs de viajes y preguntando a familias viajeras que ya habían vuelto de sus grandes viajes. Este último fue clave. La generosidad con la que otras familias nos han ayudado y orientado es clave en todo este proceso.

Al principio nos marcamos un ahorro mensual que poco tenía que ver con la realidad. Era tanta nuestra emoción que el primer año conseguimos ahorrar el doble de lo que nos habíamos propuesto. ¡¡El doble!! Íbamos por buen camino. El camino era duro pero el objetivo bien valía la pena.

Cuando tomamos la decisión de emprender este viaje sólo teníamos un hijo. El segundo estaba en mente, pero sólo en mente. Fue el nacimiento del segundo lo que activó el cronómetro, la cuenta atrás. Cuando el pequeño tuviera año y medio más o menos iniciaríamos esta aventura.

Os explicamos esto porque tampoco sabíamos muy bien de cuánto tiempo disponíamos para ahorrar. Quizás dos años y medio, quizás tres, todo dependería del nacimiento del segundo. Y al final, entre tomar la decisión y emprender este cambio de vida habrán pasado 3 años y medio.

Al principio nos propusimos hacer tan sólo un viaje entre medio. Teníamos ya programado un viaje a Nepal. Dijimos: “Nos vamos a Nepal y ya no viajamos más hasta nuestro gran viaje”. JA JA JA. ¿Tu podrías dejar de viajar tan a largo plazo? Nosotros no pudimos. Estar quietos sin viajar nos mata.

Y después de Nepal nos fuimos a Irán, y después de Irán nos fuimos a Budapest. En fin… Que nos resultó imposible dejar de viajar…

Tuvimos que hacer malabarismos para poder viajar y seguir ahorrando para este gran viaje. Pero lo conseguimos.

La clave está en dejar de consumir. Dejar de comprar y dejar de gastar. No hay más.

Salir de la rueda consumista no es nada fácil. Nuestra vida social quedó muy afectada. Lo peor fue no poder explicar a nadie que estábamos en plan ahorro porque planeábamos un gran viaje. Quizás si la gente lo hubiera sabido hubiera sido más fácil para nosotros. Pero no fue así.

Acciones que tomamos para poder ahorrar:

  • Bye bye comidas y cenas en restaurantes. Nos encantaba salir a comer fuera y tuvimos que cortar las salidas porque en ellas se nos iba una cantidad de dinero importante. Aprendimos a valorar muchísimo más las pequeñas cosas y estábamos emocionados cuando salíamos a cenar de manera muy esporádica. Seleccionábamos muy bien el restaurante para no gastar en exceso. Y nos volvimos los reyes del “picnic” con los niños. Ellos felices y nosotros también.
  • Dejamos de asistir a bodas, cumpleaños y eventos sociales que requirieran un gasto de dinero importante. Fuimos a algunas bodas y a otras no. Y con los cumpleaños igual. Había que seleccionar. No podíamos con todo. Eso si, de cumpleaños infantiles no nos perdimos ni uno (todo lo relacionado con los niños lo hacíamos igualmente).
  • Eliminamos los regalos de cumpleaños y de navidad entre hermanos y cuñados.
  • Eliminamos los regalos entre nosotros. Para celebrar nuestros cumpleaños nos íbamos a comer fuera y de esa manera ya hacíamos algo especial.
  • Nunca hemos sido excesivamente consumistas pero dejamos de comprar cosas que no necesitábamos. Cuando en una tienda teníamos el impulso de comprar algo nos preguntábamos ¿Realmente lo necesito? Como casi siempre la respuesta era NO, pues casi siempre ese artículo se quedaba en la tienda.
  • Las pagas dobles iban íntegras a la cuenta ahorro. No contábamos con ellas. Cómo si no existieran.
  • Todo dinero extra que entraba en casa iba íntegro al ahorro (dinero que nos daban nuestros padres por nuestros cumpleaños, navidad…)
  • Vendimos todo lo que no usábamos (mesa de ping pong, tablas de snowboard…)
  • Vendimos uno de los dos coches.
  • Lo más importante para nosotros fue lo siguiente: no esperar a final de mes a ver cuánto dinero nos quedaba y ahorrarlo, sino hacerlo al revés. Pasado el primer año ya éramos expertos ahorradores y planificadores de la economía doméstica. Podíamos hacer una previsión por meses de cuantos gastos fijos y variables nos iban a venir ese mes. Al inicio de mes hacíamos un cálculo aproximado de los gastos que íbamos a tener y calculábamos cuánto dinero podríamos ser capaces de ahorrar. Con esa previsión a principios de mes ingresábamos en la cuenta ahorro aquello que creíamos conveniente, y con lo que quedaba teníamos que pasar el mes. Es drástico pero funciona. Si no tienes dinero no gastas. Es así. Es duro pero funciona. Esta técnica no la usábamos todos los meses porque sino hubiéramos acabado medio locos. Pero los meses que lo hicimos ahorramos un montón.

Consejos:

  • Revisa la compañía de telefonía móvil i internet. Quizás puedas encontrar una compañía más barata.
  • Revisa los seguros que tengas (seguro médico, seguro del hogar, seguro del coche, de la moto…). Busca una buena oferta y recorta en gastos fijos.
  • Haz un estudio de mercado y busca dónde la gasolina es más barata. Y allí donde esté mejor de precio, ves a repostar. Al final de año notarás la diferencia.
  • Parecerá una tontería pero dejar de comprar el bocadillo cada mañana en la panadería de enfrente del trabajo y llevártelo de casa a final de mes se nota. Y si te tomas el café en casa también.
  • La pregunta ¿Lo necesito? Es clave. Pregúntatelo siempre que tengas el impulso de comprar algo. Si la respuesta es NO, no lo compres.

Y así es como nosotros hemos conseguido el dinero necesario (o eso creemos) para poder vivir 1 año sin trabajar y viajando por el mundo. A la vuelta publicaremos las cuentas claras, publicaremos el presupuesto total y también por países. Os explicaremos todo lo que nos hemos gastado. Nos gustaría que nuestro viaje pueda servir de ayuda a otras familias que sueñan con hacer lo mismo.

Y a día de hoy podemos deciros que va a ser el dinero mejor invertido de toda nuestra vida. Porque lo habremos invertido en nosotros como familia. En estar presentes. En parar y tomar aire. En experiencias. En recuerdos que perdurarán para siempre. En definitiva, ¡en ser felices!

Descarga ahora tu GUÍA GRATUITA

Mockup La MochiFamily

"Las 7 claves que te ayudarán a superar tus miedos y te permitirán viajar
por el mundo en familia"

Responsable: Patricia Arribas Maicas. Finalidad: envío de mis nuevos contenidos y publicaciones, así como correos comerciales de manera ocasional. La Legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp, acogida al EU Privacy Shield (ver política de privacidad de Mailchimp). Podrás ejercer tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@lamochifamily.com. Encontrarás más información en mi Política de Privacidad.

Comments

  1. Eva says

    Hola! Muchas gracias por vuestros consejos.La gran duda es…y a la vuelta? Como viviréis? Para nosotros este es la barrera que nos impide dar el salto…

  2. Julian Antonio Garcia Porras says

    Muy interesante el articulo pero supongo que cuando volvais tendreis vuestro puesto de trabajo.Yo cuando veo lo que haceis no tengo mas remedio que acordarmede mi padre que el unico viaje que hacia en el año era cojer la bici y la hoz e ir a Tomelloso a cojer el tren para ir a segar a Toledo.La vida ha cambiado mucho para mejor de lo cual me alegro.

  3. Gemma says

    Olé família després d aquest gran esforç q nomes sabeu vosaltres ara ho esteu disfrutant, ho heu aconseguit!!!! Enhorabona una abraçada

  4. Eva says

    La verdad es que me dais mucha envidia sana. Sois muy vslientes y una aventura así os va a cambiar la vida para siempre. Es un regalo maravilloso el que os estáis damdo y seguro que vuestros hijos van a crecer mucho como personas.

  5. Carla says

    Estoy deseando leer el presupuesto final para ver si algún día lo consigo!! Seguir disfrutando chicos, estáis teniendo una de las mejores experiencias!!

  6. Ángeles says

    Patri , family… me encanta seguiros y leeros, e ir descubriendo cómo habéis sido capaces de afrontar esta maravillosa aventura, es todo un placer !!!
    Gracias por la generosidad de compartir y a seguir disfrutando!!!

  7. Ileana mihalache says

    Que tengáis un muy feliz viaje!! Y espero con ansia que nos conteis vuestra historia!!!
    Acabo de encontraros por instagram y voy a mirar ya vuestras maravillosas fotazas!!
    Me encanta vuestra fuerza y animo para emprender este viaje!!
    Yo lo haría también, pero mi marido no es tan aventurero como yo.
    Un saludo y que lo paséis muy bien. Estoy casi segura que a raíz de esto vuestras vidas , e incluso el trabajo van a cambiar para siempre. Esto va a ser el gran cambio de vuestras vidas.
    Me ha gustado este párrafo vuestro del blog..
    ,,, Porque un viaje se vive tres veces, cuando lo planeas, mientras dura el viaje, y cuando lo recuerdas.,,

    Toda una verdad!

  8. Bea de Verde por dentro says

    Genial artículo! yo también soy una fan de los excel y así es como conseguimos gastar muy poco y poder vivir viajando. Porque es super cierto eu hasta que no lo apuntas no eres consciente de a donde se va tu dinero para reducir esos gastos. Sólo me ha quedado la gran duda, cuánto conseguisteis ahorrar??? Me ha recordado mucho al artículo de El vuelo de Apis donde también cuentan cómo ahorraron 30 000 euros en un año para viajar en familia otro año. Os seguimos por las redes!!! PD. Con 2 niños y viajando constantemente no sé cómo sacáis tiempo para escribir artículos, pero gracias!

  9. Viajar y Otras Pasiones says

    Chicos me ha encantado!!
    Está muy bien que dejéis claro que hay que hacer esfuerzos y sacrificios si se quiere viajar. El dinero no cae de los árboles…
    Por otro lado, nosotros vivimos siempre en una vida de ahorro-gasto en viaje-ahorro… así sucesivamente, y aunque no vamos a celebraciones ni tenemos coche ni más seguro que el de viajes, dejar de salir a comer o tomar un café nos cuesta horrores!! Sin eso creo que seríamos ricos jaaajaja!!
    A ver si venís a Sydney y nos dais unas clases 😉
    Un besazo y enhorabuena por el post, por la decisión y por el viajazo!

  10. Abril says

    Me siento súper identificada con esa forma de ahorro. La clave para vosotros creo que fue vender el coche, y las pagas extra. De lo otro también se ahorra, pero no tanto. Nos estamos planteando hacer algo así, pero si ya hago algo similar con las cenas y con la ropa desde hace bastante, creo que nos va a costar un poco más! Puede que cambiar de trabajo sea lo más efectivo, para ganar más y poder ahorrar más jejeje. Sino creo ni en 10 años lo conseguiría. Muchísimas gracias por vuestra ayuda, y esperaré a vuestra vuelta para ver cifras completas. Por otro lado tampoco hace falta un año sabático, quiero decir, para nosotros alomejor 3-4 meses sería factible

  11. Montse says

    Enhorabuena por la decisión… Ahora sí que ya no hay vuelta atrás, es un estilo de vida 🙂

    Y qué hay de la casa. ¿Estabais de alquiler o con hipoteca? Qué recomendaríais si es hipoteca lo que se tiene, alquilar o vender la casa si no hay otro lugar donde volver?… esas son las preguntas en las que necesito claridad antes de volver a viajar largas temporadas. Esas y ver cómo puedo llevarme a mi perro.

  12. olga says

    Sois unos cracks! Es es de los poquísimos blogs en donde se explican las cosas claras. Para ahorrar no hay que gastar. Parece una tontuna pero es la clave y lo habéis explicado fenomenal. A vosotros os ha valido la pena y es una experiencia maravillosa. Ojala nosotros tuviéramos el empuje de hacerlo. Pero siempre hay cosas por ahí que nos tientan jejeje. En fin, esperando ese post de los presupuestos a la vuelta!
    Un abrazo familia

  13. Patrícia says

    Patri! me ha encantado leerte! Me acuerdo de la última vez que nos vimos en el sitio aquel de Humor amarillo, que como no, acabamos hablando de viajes! Willyfog style! 😉 Solo te diré q disfrúto viéndoos! Carpe Diem & Pura vida!

  14. Jaumr says

    Felicidades.

    Que sana envidia, pensad que estais ofreciendo la mejor UNIVERSIDAD posible y Universal, para mi “lo mejor de la vida, es VER MUNDO”, para vuestros hijos, no hay mejor REGALO.

    Quizas no recuerden (però siempre queda algo en su H.D. de neuronas….. Sin querer, cuando con algunos anyos mas, vean fotos y vídeos, seguro recordaran. Y cuando vuelvan a determinados lugares, su subconsciente rememorarà està gran epopeya.

    Nosotros viajamos con un SEAT 127 en 1970, hasta Varsòvia, Praga, Brno, Bratislava, Viena, etc. Ciertamente con el tiempo las cosas se van olvidamdo, però volver en 2012, fue un “reveure i reviure”.

    Estarà muy bien ver vuestros datos de viajes, costes y mas. Espero enviaros, un pequeño REGALITO, Nada que ver con este “gadget”, que teneis muy trabajando, con fotos, gràficos y maquetados, muy guapos.
    Animo y a por todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *