Ventajas e Inconvenientes de viajar durante el NOWRUZ (año nuevo iraní)

¿Qué es el Nowruz?

Es el año nuevo del calendario persa, que en Irán coincide con el equinoccio de primavera. Se celebra también en otros territorios que recibieron la influencia de la cultura persa, como Afganistán, Albania, Azerbaiyán, Macedonia, Georgia, India, Irán, Kazajistán, Kirguistán, Kurdistán iraquí, Tayikistán, Turquía y Turkmenistán.

En el 2017 el año nuevo empezó el 21 de marzo a las 13.57h y los iraníes entraron en el año 1396. Es la celebración más importante del año en Irán. Tiene sus raíces en la religión zoroastriana, simboliza el final del oscuro invierno y se da la bienvenida a la primavera.

¿Cómo se celebra?

No es una celebración de solo un día.  Dura 13 días a partir de la entrada en el año nuevo. Es el mayor y más importante periodo vacacional iraní.

En Irán, las ceremonias del Nowruz empiezan con una limpieza profunda de las casas. Se celebra viajando a ver a los familiares y con interminables comidas con toda la familia, que se alargan hasta la madrugada.

¿Cómo fue que acabamos viajando en época del año nuevo iraní?

Que nuestro viaje a Irán fuera en época de Nowruz fue un cúmulo de circunstancias.

Nuestra primera intención era realizar el viaje durante el mes de mayo. Pero como me quedé embarazada y pensando que en esas fechas ya estaría muy avanzada, decidimos adelantar dos meses el viaje. Entre el embarazo, las vacaciones del trabajo, y el precio de los billetes de avión (que ya sabemos que de una semana a otra pueden variar bastante), nos plantamos en medio del Nowruz.

Viajar en Nowruz nos planteó una serie de dudas:

  • ¿Sería muy difícil encontrar alojamiento sin reserva previa? ¿Y encontrar transporte?
  • ¿Los bazares y puntos turísticos estarían cerrados los días más señalados?
  • ¿Cómo nos podía afectar esto a nuestro viaje?

Recuerdo que nos costó mucho encontrar información de alguien que hubiera viajado a Irán en pleno Nowruz. Leímos un artículo del gran Paco Nadal donde explicaba su experiencia de viajar durante esa época del año, y eso fue lo que nos clarificó las cosas y nos animó a comprar los billetes de avión para esas semanas. No fuimos capaces de encontrar información de alguien más que hubiera viajado a Irán en esa época.

El año nuevo es temporada súper alta en Irán. Es una época donde los iraníes viajan mucho y hacen mucho turismo nacional, ya que las familias se juntan para celebrar las fiestas. Recomiendan reservar con antelación vuelos y alojamientos, porqué escasean (Bufff… con lo poco que nos gusta a nosotros organizar las cosas desde casa, somos más de improvisar sobre el terreno…)

Una de las primeras cosas que decidimos fue intentar encontrar un anfitrión de couchsurfing para poder vivir la fiesta desde dentro. Podía ser una experiencia muy enriquecedora vivir la celebración en familia. Y si no encontrábamos anfitrión, ya nos buscaríamos la vida y dormiríamos en algún hotel. Pero íbamos a intentarlo.

Celebrando el Nowruz en casa de Alireza

La segunda decisión fue intentar reservar desde casa un vuelo interno de Teherán a Shiraz. Habíamos leído que debido a las sanciones económicas que tienen impuestas es complicado comprar algo desde el exterior del país. Pero buscamos y buscamos y finalmente encontramos una web que nos permitió realizar la compra del vuelo interno. Tengo que reconocer que no las tenía todas conmigo cuando lo compré, pero fue todo perfecto.

Con la reserva del vuelo interno y una reserva de hotel para las dos primeras noches en Teheran (ya que llegaríamos de madrugada) llegamos a Irán. Sin más planificación que esa.

Llegamos una semana antes del Nowruz. Nuestro primer couchsurfing en Shiraz se nos cayó a última hora y no tuvimos problema en encontrar alojamiento en el Golshan Hotel.

Golshan Hotel en Shiraz

Y el mismo hotel nos reservó sin problema los billetes de autobús hacia Isfahan con un día de antelación.

Esa semana vimos muchísima vida en las calles, sobretodo en Shiraz. Las calles estaban abarrotadas de gente, y los bazares igual, llenísimos de gente haciendo las últimas compras antes de las fiestas.

A Isfahan llegamos ya casi de noche después de siete horas de autobús. Sin reserva de hotel, como siempre. No teníamos alojamiento, y como el couchsurfing que habíamos pactado para pasar el Nowruz era dentro de dos días y no queríamos abusar, necesitábamos hotel para dos noches. No nos costó demasiado encontrar alojamiento. Pasamos por tres hoteles normalitos, cerca del centro, y todos con disponibilidad. Al final nos quedamos con el tercero que fue el que más nos gustó.

Pensábamos que nos costaría mucho encontrar alojamiento a dos días del Nowruz y en Isfahan, ciudad que tiene más puntos turísticos de interés a nivel nacional y internacional. Pero la realidad es que no fue así.

Pasamos el Nowruz en casa de nuestro anfitrión de couchsurfing Alireza (si queréis saber más sobre cómo fue la celebración del año nuevo podéis leer el post Couchsurfing y la hospitalidad iraní primera parte). Nos trataron cómo si fuésemos de la familia, y esa fue una de las mejores experiencias que hemos tenido viajando.

En casa de los abuelos de Alireza

Cuándo decidimos irnos de Isfahan con destino Kashan, nuestro anfitrión nos reservó un billete de autobús por internet tan solo un día antes sin ninguna complicación.

Llegamos a Kashan y fuimos a casa de Yossuf, nuestro segundo anfitrión de couchsurfing (si queréis saber más sobre cómo fue nuestra experiencia en Kashan podéis leer el post Couchsurfing y la hospitalidad iraní segunda parte). Seguimos disfrutando de los días festivos como parte de la familia de Yossuf, visitando a familiares sin parar, comiendo a todas horas y bebiendo té como si no hubiera mañana.

¡Nuestro último día en Irán fuimos a casa de la familia del padre de Yossuf donde nos juntamos más de cincuenta personas!

¿Vale la pena viajar a Irán en Nowruz?

¡Definitivamente si!

Viajar durante el Nowruz es sinónimo de ver muchísima vida en la calles. Es una oportunidad perfecta para conocer mejor sus tradiciones y adentrarnos en la cultura del país. Además es una de las épocas del año junto con el otoño donde el clima es más suave.

El único inconveniente, si se le puede llamar así, es que al ser temporada alta puede que cueste un poco más reservar alojamiento y transporte, pero ya habéis leído que a nosotros no nos costó.

Los días más señalados cierran la parte de los bazares dedicada a consumo local (comida, etc…), pero no la parte de souvenirs, ya que al ser temporada alta es su mejor momento para vender.

Creemos firmemente que Irán es un país perfecto para improvisar y dejarte llevar por la hospitalidad de su gente, y que tu viaje coincida con la celebración del Nowruz no debe ser un impedimento.

Tengo grabado en la memoria una frase que nos dijo nuestro hijo de casi cuatro años cuando estuvimos allí: ”Mama, en Irán todos son mis amigos» y que resume perfectamente nuestro viaje a Irán en pleno Nowruz.

Irán es un país perfecto para viajar con niños por la amabilidad de su gente y por su hospitalidad en mayúsculas.

¡Probablemente sea el país con la gente más maravillosa del mundo entero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba