Reflexiones post viaje a Irán

Irán nos ha sorprendido.
Irán ha superado todas nuestras expectativas.
Irán nos ha hecho vivir unos días increíbles, emocionantes y muy intensos.
En Irán hemos conocido personas maravillosas.
En Irán hemos redefinido nuestro concepto de hospitalidad.

¡Y todo esto en familia!

No sé ni por donde empezar. Teníamos muchas ganas de descubrir Irán, de conocer mejor su cultura y de dejarnos llevar por un viaje que pensábamos que seria fascinante…

Y la verdad es que ha sido de aquellos pocos viajes que te marcan para siempre. Hay viajes y viajes. Viajes en los que disfrutas mucho, te sientes genial y te encanta lo que ves; y luego hay viajes que te calan hondo, que te dejan huella y que sin tu quererlo te marcan para siempre.

Irán, cuyo nombre oficial es República Islámica de Irán, es un país muy desconocido para la mayoría. Cuando decidimos viajar a Irán nos llamaron locos. Si, ¡realmente pensaban que estábamos locos! Pero nunca hicimos caso de los comentarios de la gente. Y menos mal…

Para informarnos sobre Irán empezamos a buscar opiniones de otros viajeros en blogs de viajes. No hay mucha información sobre Irán si lo comparas con otros destinos. No está abierto al turismo de masas y eso lo hace aún mas auténtico. No teníamos muchas expectativas. Pensábamos que nos iba a gustar pero no llevábamos una imagen muy predeterminada. Y eso nos fue genial porque nos sorprendió en todos los aspectos.

Tengo ganas de gritarle al mundo entero como son los iraníes, como nos han acogido y como nos han tratado. ¡Me atrevería a decir que deben ser el pueblo más hospitalario del mundo entero! ¡Nuestro peque dice que en Irán todos son sus amigos! Esa es la imagen que se la quedado grabada a un niño que aún no ha cumplido los 4 años. Y las mujeres se han volcado conmigo por el hecho de estar embarazada (quizás sin estar embarazada también se hubieran volcado conmigo, pero eso no lo puedo saber). Me he sentido tan cuidada que hasta a veces me he sentido desbordada por tantas atenciones.

Era mucha la gente local que se sorprendía de que viajáramos a su país con un niño y estando yo embarazada. Ellos son conscientes de la mala fama que tienen en el exterior, y a menudo te preguntan sobre ello. Es frecuente que te pregunten si en nuestro país la gente opina que ellos son todos unos terroristas…

Viajar por Irán no es fácil. Pero es emocionante. La mayor parte de la gente no habla inglés. El idioma oficial es el persa o farsi. Cuesta entenderse con los taxistas y en los restaurantes (o puestos de comida rápida), por ejemplo.

Otro aspecto que dificulta entenderse con la gente es la moneda. Los riales y los tomanes. ¡Vaya lío! El rial es la moneda oficial de Irán. Pero ellos para hacerlo más fácil le quitan un zero y marcan los precios en tomanes (1.000 tomanes = 10.000 riales). Nunca sabes si te están diciendo el precio en riales o en tomanes, ¡y el idioma no ayuda! Estas pequeñas cosas hacen que sea todo un desafío viajar por Irán por libre.

Nuestra primera idea era hacer couchsurfing, y lo conseguimos, y vaya si lo conseguimos… Y la experiencia no pudo ser más positiva. Couchsurfing tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y prometo un post entero hablando solo sobre este tema.

Este viaje nos ha unido aún más como familia, hemos compartido un tiempo de calidad juntos y hemos disfrutado de todo lo bueno que nos ofrece la vida, la improvisación y el estar en movimiento.

Todo ha sido muy intenso. Son muchas las emociones vividas.

Ahora toca aclarar las ideas, organizar toda la información y contarlo todo en el blog.

¡Tengo tantas cosas que contar! La ruta, el presupuesto, los alojamientos, la comida, viajar durante el nowruz, couchsurfing y la hospitalidad iraní, nuestro enamoramiento de Isfahan, como ha sido viajar embarazada, viajar con niños, la vestimenta de las mujeres… Bufff ¡no sé si me va a dar la vida para tanto!

¡Os recomiendo que viajéis a este maravilloso país y comprobéis con vuestros propios ojos todo esto que yo cuento!

¡Y que nos los contéis en el blog!

10 comentarios en “Reflexiones post viaje a Irán”

  1. Me alegro que este viaje haya sido una experiencia tan enriquecedora para vosotros y que lo contéis en este blog con tanta ilusión. Ya tengo ganas de leer el relato completo 😉

  2. Jooo, que valientes!! Nosotros que en un mes partimos a Japón con un bebé de 21 meses. Nuestro 1º viaje largo en familia… y ya lo veo un poco locura… «La prueba de fuego» como he leido en tu blog!! Da la casualidad de que tengo una prima casada con un chico Iraní y en estos momentos están allí de vacaciones, por ello al leer «Irán» he tenido curiosidad por leerte. Leyendo tus viajes en familia, me has animado con nuestras próximas vacaciones e incluso para arriesgar más con otro tipo de destinos. Es que la gente cuando comentas que viajas con niños a según que sitios enseguida te llaman loco! Pero la verdad, es que no saben lo que se pierden!! No perdais nunca la ilusión de seguir viajando y seguir contándonoslo. Porqué de ese modo, nos contagias la ilusión y valentía de salir a ver mundo.

    1. Aroa!! En Japón estuvimos nosotros cuando aún no teníamos hijos, y nos encantó. Repetiría con niños sin dudarlo. Y si, nos llaman locos, pero los locos son ellos que no viajan jeje. Que tengáis un viaje fabuloso! Disfrutareis un montón. Un abrazo familia!

  3. Nunca me había planteado viajar a Irán pero leyéndote y siguiendo tu viaje en instagram, me entran muchas ganas! Qué bien que lo hayáis disfrutado tanto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba